Catedral de San Basilio

Construida entre 1555 y 1561 bajo el encargo de Iván el Terrible, la Catedral de San Basilio es el símbolo de Moscú y de toda Rusia, una construcción de ensueño digna del mejor de los cuentos de hadas.

La Catedral de San Basilio es una orgullosa superviviente que, alzándose majestuosa en medio de las construcciones cuadriculadas y monocromas que caracterizaron el periodo comunista, se ha mantenido en pie reponiéndose tras varios incendios, escapando de la invasión de Napoleón y huyendo del cruel plan de demolición de Stalin que llegó a destruir algunos templos como la Catedral de Cristo Salvador.

Una construcción emblemática

Llamando la atención como una peculiar tarta de colores coronada por hermosas y coloridas cúpulas de diferente diseño, la Catedral de San Basilio es el edificio más conocido de Moscú y su visión compone un auténtico espectáculo para los sentidos tanto de día como de noche, ofreciendo una inolvidable imagen de postal para todo aquel que visita la ciudad.

Una vez en el interior nos encontramos con un templo de reducidas dimensiones compuesto por un laberinto formado por nueve capillas profusamente decoradas entre las que se encuentra una torre central que se eleva a modo de campanario.

Uno de los tesoros más preciados de Moscú

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Catedral de San Basilio es uno de los tesoros más preciados de Moscú, una construcción maravillosa que a lo largo de sus 500 años ha visto pasar la historia de la ciudad ante sus ojos manteniéndose impasible.

Durante una visita a Moscú es común pasar por la catedral en numerosas ocasiones, siendo recomendable disfrutar de ella tanto de día como de noche, ya que se encuentra hermosamente iluminada. Si bien se trata de uno de los lugares imprescindibles de Moscú, la visita al interior es algo opcional, ya que no destaca especialmente.

Es común confundir la Catedral de San Basilio de Moscú con parte del Kremlin, ya que se encuentra localizada justo al lado, pero ambas construcciones no tienen nada que ver entre sí. Además del Kremlin, en las inmediaciones de la Plaza Roja también se pueden ver otras atracciones de interés turístico como son el Mausoleo de Lenin y el Museo de Historia Nacional.

Horario

Todos los días de 11:00 a 17:00 horas. (Puede variar en función de la temporada).

Precio

Adultos: 700RUB.
Menores de 16 años: entrada gratuita.

Transporte

A pie desde la Plaza Roja.