Teatro Bolshói

Construido en 1825, el mítico Teatro Bolshói de Moscú cuenta con una enorme riqueza artística y cultural que lo convierte en el teatro de ballet y ópera más conocido de Rusia, además de uno de los más importantes a nivel mundial.

Echando la vista atrás

Tan solo 28 años después de su construcción el histórico Teatro Bolshói se vería sumido en un devastador incendio que dejaría el interior reducido a cenizas, por lo que se hizo necesario un intenso trabajo de reforma y restauración. Este no sería el único gran incendio que sufriría el teatro, que tras volver a arder durante más de una semana tuvo que ser reconstruido de nuevo.

Posteriormente, a lo largo de los últimos años se han llevado a cabo importantes reformas cuidando al máximo cada detalle y trabajando de forma artesanal para convertir el mítico teatro en uno de los técnicamente mejor equipados del mundo respetando al máximo su decoración original.

Un paseo entre bambalinas

La imponente fachada del Teatro Bolshói envuelve un interior con un ambiente espacioso y lleno de luz y color dotado de una elegante decoración en terciopelo rojo y estuco dorado con un suntuoso mobiliario.

A lo largo de su historia el escenario del Bolshói ha tenido el placer de presenciar el estreno de algunas de las obras clásicas más prestigiosas de la historia como son El Lago de los Cisnes, La Bella Durmiente, El Cascanueces o Romeo y Julieta.

Mejor desde el exterior

Para conocer el interior del teatro, si tenéis tiempo y presupuesto suficiente, lo más recomendable es comprar entradas para una función.

Las visitas guiadas al teatro no son una opción muy recomendable, ya que solo se realizan una vez al día en inglés o en ruso.

Horario

Martes, miércoles y viernes a las 11:30 horas (visita guiada).

Precio

2.000RUB.

Transporte

Metro: Teatralnaya y Okhotnyi ryad.